Táctica 4-4-1-1

Táctica 4-4-1-1

De inicio puede parecer un sistema olvidado en el fútbol real. La irrupción del 4-2-3-1, con la que guarda una enorme similitud, y el desuso en el fútbol actual de la figura del segundo delantero ha influido en ello. Así podría considerarse actualmente el 4-4-1-1, un sistema muy empleado a finales de los 90 en una época en la que el mediapunta era una posición poco apreciada -todo lo contrario a la actualidad- y en la que buena parte de las grandes figuras del fútbol europeo ocupaban la posición del segundo delantero. Con menor capacidad de creación de juego que un mediapunta pero con mayor vocación ofensiva y aprovechamiento de los espacios, fue la época dorada de jugadores como Raúl, Totti, Del Piero, Inzaghi, Rooney… Sin embargo la explosión del mediapunta y la llegada del 4-2-3-1 casi omnipresente en todos los equipos han dejado el 4-4-1-1 en casi un recuerdo, tanto en el fútbol real como en el fútbol de FIFA.

La 4-4-1-1 se puede considerar una versión ofensiva de la 4-2-3-1. FIFA nos la presenta con una defensa básica (LD-DFC-DFC-LI) con un doble pivote formado por dos mediocentros (MC-MC). En bandas los MD-MI y como enlace con el DC encontramos el SD, el segundo delantero, un jugador que se maneja por una parcela de campo similar al mediapunta pero con una misión muy diferente.

El segundo delantero es el jugador clave desde el que entender la 4-4-1-1, un ‘9’ con alma de ’10’. Porque el segundo delantero es un jugador que, teniendo atributos de delantero, por sus condiciones técnicas desarrolla su mejor juego en la frontal. Enlace, creador y definidor. Todo en uno. El segundo delantero habita a la espalda del ‘9’, en los espacios que el delantero le ofrece en su brega particular con los centrales. De saber aprovechar este espacio, tanto para dar claridad en el juego como para romper las líneas hacia el gol, radica el éxito del jugador y la táctica.

4-4-1-1 Jugar con el SD

En la 4-4-1-1 hay que saber aprovechar la presencia del SD -segundo delantero- en la zona de tres cuartos. Jugador para recibir al pie en la salida de la jugada y tomar diferentes decisiones, desde abrir la jugada a la banda, devolver el juego a los centrocampistas, buscar el pase al DC o emprender jugada individual en busca del gol.

Es por todo esto que te hemos contado que es interesante que el SD tenga una buena Aceleración desde la que arrancar en ventaja cualquier acción, Posicionamiento para encontrar huecos y Tiro Lejano para disparar desde fuera del área; Agilidad, Control y Regate para poder emprender jugadas en individual; y Pase Corto para asistir al DC en pase al hueco.

El juego en la 4-4-1-1, a medio camino entre la 4-4-2 y la 4-2-3-1

4-4-1-1 Jugar en ataque

El juego en ataque en la 4-4-1-1 está a medio camino entre la 4-4-2, donde podemos exprimir el juego vertical a través de los MD-MI, y la 4-2-3-1, donde el MCO (en este caso el SD) nos ofrece una segunda línea de ataque ya sea con pases al hueco o disparos desde la frontal.

No debemos olvidar que si empleamos la 4-4-1-1 es para sacar todo el provecho posible al SD –imagen 1– y convertirle en el eje de nuestras decisiones. Será el enlace con el delantero, paso ineludible de la elaboración de la jugada de ataque. A sus costados encontrará –imagen 2– los MD-MI, dos jugadores que nos permiten llevar el juego a las bandas junto a los laterales. No son sólo una vía de escape sino una oportunidad. Podemos traducir nuestro juego del toque interior del SD a la verticalidad de las bandas como ruta más directa al área. Pero como eje de la jugada, la movilidad –imagen 3– del SD nos ofrece un desarrollo de la jugada a través del segundo delantero y su zona de influencia, las espaldas del ‘9’.

Ejemplo de 4-4-1-1 en Fifa 20 Ultimate Team con dos MC como Partney y Saúl con capacidad ‘box to box’ para sostener el centro del campo, dos bandas como Vitolo o Lemar con velocidad y profundicad para el juego directo, un DC como Costa de mucha potencia en el área, y como SD Joao Félix, jugador con buena velocidad, regate y disparo.

Instrucciones de Jugador, tipos de jugador y Táctica Personalizada para juego directo

Para la 4-4-1-1 hemos buscado una táctica y estilo de juego que nos permitan tanto alternar el juego a través del SD como en amplitud con los MD-MI, pero sobre todo una táctica ofensiva, dado el carácter de la misma formación, sin MCD.

  • DFC-DFC

Instrucciones básicas por defecto.

  • LD-LI

De inicio vamos a hacer una apuesta ofensiva. Unirse al ataque y Avance para aumentar la presencia ofensiva de jugadores. Puedes reducir su aporttación en ataque eligiendo Ataque Equilibrado y Ataque Mixto.

  • MC- MC

Necesitamos que soporten el centro del campo. Por defecto seleccionamos Quedarse atrás al atacar, Esperar al rechace, Intercepciones normales, Conservar la posición y Marcaje del centro. Si tienes problemas por banda con la subida de los laterales puedes escoger Marcaje de las bandas. Es conveniente dos MC con buenas capacidades físicas.

  • MD-MI

Queremos en defensa equilibrio, por ello Bajar a defender. Queremos un equipo que en ataque arranque abierto, por lo que pediremos a los MD-MI Quedarse en la banda, Desmarcarse y Esperar al rechace.

  • SD

Vía de ataque equilibrado para quese mueva según las situaciones, Falso 9 para que ayude en el inicio de la jugada, Intercepciones normales y Bajar a defender.

  • DC

Como punto de partido escogemos Quedarse en el centro y Desmarcarse para dar una salida de balón. Nuestro ‘9’ es la referencia en el área.

Dado la disposición de los jugadores y aunque la apuesta es el juego directo, el punto de partida será un Estilo Ofensivo Equilibrado para alternar el toque en corto con el SD y el desplazamiento vertical a través de las bandas a los MD-MI.

Queremos sacar partida a los MI y MD por fuera. Por ello ensanchamos el equipo –Anchura 7 u 8 de 10– y en el número de efectivos en el área –Jugadores en el área 3 de 10– buscamos la presencia de nuestro DC. El SD rinde mejor en la frontal.

De inicio vamos a apostar por un estilo defensivo Equilibrado buscando que sea el bloque el que marque presencia en el centro del campo. La anchura del equipo en defensa ya nos la proporciona los laterales y los MD-MI, por lo que mantendremos niveles equilibrados –Anchura 5 de 10- y optaremos por un equipo situado en el centro del campo –Profundidad 7 de 10–.