Táctica 4-1-2-1-2 Rombo Cerrado

Táctica 4-1-2-1-2 Rombo Cerrado

Hablar de la 4-1-2-1-2 en rombo cerrado -es decir, sin MD y MI- es hablar de la 4-3-1-2, una táctica similar pero que FIFA diferencia en la presencia de un MC en lugar de un MCD. Una táctica muy a la italiana, poco habitual en la actualidad, que busca gestionar el juego desde la solidez en el centro del campo y convirtiendo las bandas en algo secundario. El juego se organiza sobre el armazón de un trivote -defensivo y ofensivo- que da cobertura a la zona del MCO.

Se trata de una táctica muy apropiada para el juego de toque, posesión y movilidad si la elección de jugadores pasa por jugadores técnicos. Puede ser una formación de mucha fuerza y empuje si la apuesta es por jugadores de físico potente.

Posiciones 4-1-2-1-2 Rombo Cerrado

La estructura básica de la 4-1-2-1-2 en rombo cerrado parte de una línea defensiva básica a partir de la cual se apoyo un trivote de infinitas posibilidades. Hablamos de jugadores técnicos, ofensivos, defensivos, físicos… para las posiciones de MC-MCD-MC en las que se organiza el centro del campo. Por delante de ellos un MCO que se suma a este cuarteto. Será el encargado de entrar desde la segunda línea, realizar el último pase al hueco, disparar desde la frontal o ingresar en el área como si de un tercer delantero se tratara. Por delante dos DC.

Juventus

Cuando decides escoger como formación la 4-1-2-1-2 rombo cerrado debes hacerlo teniendo en cuenta que el cuarteto de centrocampistas son la clave del sistema. Buen ejemplo supone la Juventus 2013-14 con un centro del campo configurado por Pirlo, Marchisio, Pogba y Vidal, cuatro jugadores que combinaban a la perfección técnica y pase con despliegue físico, defensivo, llegada y remate.

Cabe decir que no existe un centro del campo estándar para este tipo de formación, existen tantas combinaciones como jugadores mezcles en el cuarteto.

4-1-2-1-2 Rombo Cerrado Juventus

La 4-1-2-1-2 en rombo cerrado está conformada por cuatro centrocampistas puros, colocados en el centro del campo con el objeto de dominarlo y convertirlo en el eje de todo lo que pase. Bien con MC o con MCD, el objeto básico es reunir cuatro jugadores que combinen lo defensivo, lo ofensivo, lo físico y lo técnico. Dada la presencia de cuatro centrocampistas, no es necesario que el MCD sea físicamente poderoso siempre y cuando se le arrope de dos MC que permitan apoyar sus carencias defensivas. En este caso -imagen superior- buscaremos que el MCD sea técnicamente el protagonista, como pasaba con Pirlo, escoltado por jugadores con despliegue como Marchisio, Vidal y Pogba. La labor de creación arranca en el MCD.

4-1-2-1-2 Rombo Cerrado PSG

Otro buen ejemplo de un 4-1-2-1-2 es el PSG 2014-2015 con Motta como MCD puro y escoltado por Matuidi y Verrati. Se forma un trivote de corte mucho más defensivo, táctico, de presión alta, destrucción y presencia zonal en el centro del campo. En este caso es importante un MCO creativo, en este caso Pastore, que asume desde tres cuartos del campo la labor de la creación.

4-1-2-1-2 Rombo Cerrado Real Madrid

Puedes hacer una apuesta directa por la creación, la posesión y la defensa desde el balón, a costa de perder despliegue físico, agresividad y capacidad defensiva, con un centro del campo como el que formaba el Real Madrid 14-15 con Kroos, Modric, James e Isco. Ningún pivote defensivo puro. Centrocampistas -incluso mediapuntas- todos ellos de construcción y creación para dominar la pelota. Es caso de apostar por la posesión es una de las combinaciones recomendadas.

4-1-2-1-2 Rombo Cerrado Barcelona

Y en esa apuesta por lo ofensivo un paso más es situar no sólo jugadores creativos -incluso mediapuntas- en posiciones de centro del campo, sino a un delantero en la posición del vértice superior del rombo. Buen ejemplo, el Barcelona 14-15 con Busquets, Iniesta, Rakitic y Messi en el vértice del ataque. El MCO se convierte en un falso 9.

Como punta del vértice, el MCO es una pieza clave. Si en la 4-2-3-1 hablamos del mediapunta como un complemento perfecto a la hora de atacar directos la portería rival, en la 4-1-2-1-2, dada la presencia de dos DC, parece más adecuado pensar en un ’10’ como generador de desequilibrio en la frontal del área, ya sea con un pase al hueco, un disparo o una ruptura de líneas con una acción individual. Buscamos una función más creadora que goleadora. Busca jugadores con niveles altos en características como visión, posicionamiento, pases cortos, pases largos, agilidad y regates. Ayudarán Rasgos o Habilidades Especiales como Creador de Juego, Centrocampista o Pases Largos.

En la 4-1-2-1-2 en rombo cerrado nuestro ‘5’ estará arropado por dos MC. Como has podido ver anteriormente hay muchas formas de construir el centro del campo que afectan al MCD. Si la Juventus lo hacía con Pirlo, siendo su MCD su creador de juego, el PSG lo hacía con Motta, siendo su MCD su primer defensa.

Si los dos MC son físicos y con buenas capacidades defensivas, podrás apostar por un MCD volcado en la generación del juego y autor del primer pase en la jugada. Si los dos MC son jugadores creativos, te recomendamos un MCD más bien defensivo.

4-1-2-1-2 Rombo Cerrado DC-DC

xxxx

4-4-2 Rombo Creacion de juego

Como en la 4-1-2-1-2 en rombo, en la 4-1-2-1-2 en rombo cerrado la generación de juego parte desde el rombo. Esta formación conlleva a la generación de juego en la zona central -imagen 1- en el rombo que forman el MCD, los MC y el MCO. Los pases y la capacidad de combinar entre estas cuatro piezas es fundamental. El MCO -imagen 2- se convierte en una pieza clave. Su capacidad para distribuir, dar pases al hueco y su visión de juego serán valores a tener muy en cuenta.

No obstante en la 4-1-2-1-2 en rombo cerrado, dada la presencia de cuatro centrocampistas, el peso de la generación de juego puede recaer en todos ellos. Bien es cierto que el MCO es una pieza fundamental, pero -imagen 3- el resto de piezas pueden convertirse en otros generadores, lo que permitiría dominar el juego en el centro del campo.

4-1-2-1-2-rombo-cerrado-movimientos

Dado que en nuestra 4-1-2-1-2 en rombo cerrado no hay bandas propiamente dichas es interesante que los laterales sean los encargados en primera instancia de asumir –imagen 1– el protagonismo por bandas. El objetivo es crear superioridad a partir del centro del campo –imagen 2– junto a los MCD, MC y MCO. Es interesante por tanto buscar laterales cuya proyección ofensiva supere a la defensiva. Resistencia, potencia, velocidad o centros te pueden ser características muy útiles.

Instrucciones de Jugador, tipos de jugador y Táctica Personalizada

  • DFC-DFC

Básicos. Al ser una formación con cuatro defensores no requieren de características especiales, como en una defensa de tres.

  • LI-LD

Dado que es una formación sin jugadores de banda nos interesa su función ofensiva. Para ello elegiremos ‘Unirse al ataque’ y ‘Ataque Mixto’ y buscaremos laterales con buenos valores en centros y velocidad. Podemos bajar su aportación ofensiva cambiando ‘Unirse al ataque’ por ‘Ataque equilibrado’, más moderado.

  • MCD

Anteriormente hemos analizado los tipos de ‘5’ por los que puedes optar. En cualquiera de los casos sus instrucciones de juego básicas serán ‘Quedarse atrás al atacar’ y ‘Marcaje del Centro’.

  • MC-MC

El doble MC-MC que flanquea al MCD tiene, por igual, la obligación de construir y destruir. Como punto de partida apostamos por ‘Libertad de movimientos’, ‘Esperar al rechace’, ‘Ataque equilibrado’ y ‘Marcaje de las bandas’. Una vez compruebes cómo se mueven tus jugadores existe una opción más ofensiva que pasa por cambiar ‘Quedarse atrás al atacar’ por ‘Adelantarse’ para que tus MC sean más activos ofensivamente. Puedes rebajar un poco su ímpetu con ‘Quedarse atrás al atacar’ y ‘Conservar la posición’.

Puedes optar por dos MC técnicos -pase corto, pase largo, visión o agilidad- o dos MC físicos -con valores predominantes como resistencia, intercepciones, robo de balón o entrada agresiva- si quieres un despliegue y presión mucho más intensa, dejando el apartado técnico para otros jugadores, como el MCO o el MCD.

  • MCO

Es constructor de juego. Sus instrucciones de juego predominantes serán Remate y Rechace, Libertad de Movimientos, y Bajar a Defender para que en defensa ayude en el centro del campo formando una dura línea de cuatro. Priorizamos conceptos como el Pase Corto, Visión, Agilidad e incluso Posicionamiento.

  • DC-DC

Hay dos formas de enfocar su trabajo. Como punto de partida, ‘Quedarse en el centro‘, para que se mueva por la parcela central, y ‘Desmarcarse‘. Queremos que sean nuestra referencia en el área para los centros desde los laterales y pases al hueco del MCO. La segunda opción ‘Abrirse a las bandas’ y ‘Desmarcarse‘. En este caso el juego será vertical y en velocidad. Así pues si en la primera opción buscaremos delanteros con buenos números en la Definición, Precisión de Cabeza, Salto o Agresividad, en la segunda miraremos otros valores como la velocidad, aceleración o disparo.

Estilo Ofensivo

Como punto de partida entendemos la 4-1-2-1-2, dado el número de centrocampistas con los que jugamos, como una formación para jugar desde el balón. Por ello el estilo ofensivo será Posesión, buscando los jugadores los apoyos en corto. Si no nos sentimos cómodos lo modificaremos a estilo ofensivo Equilibrado alternando toque en corto y el desplazamiento en largo.

Tenemos una formación que se hace fuerte por dentro pero necesitamos dar espacio a nuestros MC para e juego. Por ello en ataque Anchura 8 de 10 para facilitar los espacios por dentro. Aunque tenemos dos DC podemos apostar por un valor bajo de centros al área –Jugadores en el área 4 o 5 de 10– para buscar la importancia de los MC y sus disparos desde fuera del área.

Estilo Defensivo

De inicio vamos a apostar un estilo defensivo Equilibrado. Para que funcione mejor necesitamos que el equipo tenga presencia en campo rival –Profundidad 8 de 10– . Los laterales y el marcaje de las bandas de los MC nos darán la anchura del equipo en defensa –Anchura 7 de 10-.