Lukaku, una promesa en el alamabre

enero 17, 2013 0 Por soyChava
LukakuFue una de las grandes y arriesgadas apuestas del Chelsea hace un par de temporadas en la búsqueda de su nuevo Didier Drogba. Romelu Lukaku, futbolista belga de ascendencia congoleña, llamó la atención de los grandes de Europa en 2011 por sus registros. En tres temporadas, y con apenas 17 años, sumaba 41 goles en el Anderlecht. Cifras que le llevaron a fichar por el Chelsea en 2011. Demasiado dinero y demasiadas referencias -todos comparaban su fútbol con el del marfileño Didier Drogba- como para tener la progresión que requería.


[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=hQPxqL7ACG8&w=640&h=360]

Muchos vieron el fichaje como el gran bombazo del futuro del gigante Abramovich. Una temporada (2011-2012) discreta y en blanco llevaron al que conquistó con 16 años el ‘Botín de oro’ a buscar otros caladeros para sus goles.  La cesión al West Bromwich Albion (2012-2013) fue la salida escogida. Un club pequeño, demasiado pequeño, como para que su fútbol progrese.

Demasiados focos han privado al ‘9’ belga de la natural progresión que un futbolista de su edad merecía y que sí tuvo Drogba, aquel con el que lo comparaban y que trabajó su fútbol en la Ligue 1 francesa, de más calidad que la Liga Belga pero menor que la Premier, hasta que Mourinho lo rescató para el Chelsea. En la Premier son muchos los que dudan -y eso que tiene 20 años- de lo que puede llegar a dar. Ahora se trata de una promesa en el alambre.

Discreto en el regate, Lukaku se mueve en la frontera del ‘9’ rotundo, referente, de remate fácil en el área, bregador y potente en el físico. Un ‘9’ tanque. Muchos lo compararon con Drogba, pero no dispone de su técnica ni disparo del marfileño. Su fútbol y sus movimientos recuerdan más al togolés Emmanuel Adebayor. Menos técnico, más tosco pero capaz de rematar todo lo que le llegue. Una capacidad bien valorada por muchos equipos menores, dispuestos a apostar por el belga. No les faltan razones toda vez que, a sus 20 años, su progresión puede ser un arma aún por explotar.