Scott Parker, plenitud en el cénit de su carrera

diciembre 5, 2011 0 Por elrincondechava

Ha pasado desapercibido para muchos hasta el curso 2010-2011, pero el galardón el pasado verano como ‘Mejor Jugador Inglés’ de la temporada fue el aval que necesitaba una carrera en la que siempre quedará que pudo ser más de lo que fue. Scott Parker, el experimentado mediocentro del West Ham – ahora en las filas del Tottenham – ha conseguido encontrar a los 30 años la mejor versión de su fútbol. Su plenitud le llega cuando su edad empieza a ser un lastre para su salto a un ‘grande’. No obstante su fichaje por los Spurs es su gran oportunidad para corroborar que forma parte de esa camada de futbolistas que, como el buen vino, mejora con los años. La Selección Inglesa tiene por delante dos años de buen fútbol con un ‘creador’ que a los 30 años ha conseguido entender el fútbol el general, sino comprender sus cualidades en particular.

Como los buenos centrocampistas ingleses, Parker es un ‘motor’ de 90 minutos capaz de organizar las labores ofensivas y defensivas. A su buen disparo lejano, Parker regala el pase en corto con tanta frecuencia como despliega el pase en largo en cambios de banda interminables que despejan el panorama de cualquier equipo.  Intenso en la presión y capaz de ver el desmarque en el ataque, su experiencia le permite estar siempre donde el equipo lo requiere. Y eso es algo de un valor incalculable.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ytS61ZF2k2M&w=640&h=480]

Llegó Parker el pasado verano a White Hart Lane como la solución que no supuso un mal entendido Van Dert Vart – nunca ha sido un mediocentro organizador – y un Lucas Modric siempre amenazante de abandonar todo club en el que recala y cuyo fútbol requiere un pivote defensivo que contenga sus espaldas. Agresivo – que se lo pregunten a Joe Cole –  en la defensa, y a veces demasiado expeditivo en el ataque, dejará de ser la referencia colectiva que fue en sus anteriores clubes. Quizá la exigencia colectiva por encima de la individual le permita dar un nuevo paso a su fútbol en un momento en el que pronto su físico dejará de cubrir las deficiencias de su técnica.