Mario Götze, presente y futuro

noviembre 30, 2011 0 Por elrincondechava

Mario Götze se ha convertido en una de las nuevas perlas de la reformada cantera alemana. Lejos de los rígidos estereotipos de los 90s, el fútbol germano ha dado un cambio radical a su apuesta futbolística después de una larga decadencia de la que han sido capaces de salir de la mano de una nueva hornada de futbolistas encabezados por Schwensteiger y confirmada con éxito por gente como Muller, Özil, Kross o el emergente Götze.

La nueva perla del Borussia Dormunt apenas cuenta con 19 años pero ya es objeto de deseo de los grandes equipos europeos. Y no puede ser menos, porque hay madera. Internacional absoluto con Alemania, Mario Götze debutó en la Bundesliga en el 2009 y desde entonces su progresión es incuestionable. Junto a Nuri Sahín devolvió al Borussia a lo más alto de la Bundesliga logrando un campeonato que lleva su firma junto a la del centrocampista del Real Madrid, otra perla ahora en horas bajas por culpa de una dilatada lesión.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=NMDjRtLu_cA&w=640&h=360]

Aunque considerado por algunos como centrocampista, lo cierto es que el jugador del Borussia nunca ha sido un organizador al uso, ni por su fútbol ni por su posición. Porque el hábitat de la nueva estrella del Borussia se encuentra a lo largo de todo el frontal de ataque, en ese nuevo concepto del mediapunta que sabe vivir volcado sobre la posición del extremo – en su caso el izquierdo – desde donde ese último pase que precisamente le ha convertido en un jugador de especial valor. Con poco gol – una de sus asignaturas pendientes – está claro que su evolución aún no se ha completado, por lo que para sus detractores el rendimiento al más alto nivel supone una incógnita. También lo decían de Özil y hoy es una referencia indiscutible. Vertical y versátil, muy al uso del fútbol moderno, presenta la polivalencia en la zona de ataque como su principal valor.

El Madrid, como otros tantos clubes, saben que el negocio está en su temprano fichaje, superando miedos de adaptaciones o evoluciones, antes de una eclosión que haría el traspaso inviable. No sólo por el desembolso sino por su rentabilidad en caso de precipitarse su salida. Casos como los de Ibraimovich o Kaka – precisamente un futbolista que debería salir para dar entrada al alemán – demuestran que la rentabilidad de pagar mucho por estrellas consolidades. A veces el guión no funciona. La tendencia actual es apostar por ‘posibles’ promesas a precios asequibles que puedan permitir la marcha atrás en caso de fracaso con la dignidad económica al menos de no perder dinero.