Táctica 4-3-3 (5)

Táctica 4-3-3 (5)

Se puede considerar la 4-3-3 (5) -llamada así en FIFA- como una táctica moderna. Se trata de la 4-3-3 con falso 9 que ideó Guardiola en el Barcelona para sacar el máximo partido de Leo Messi como un SD inigualable. Se trata de una formación que renuncia a la figura del delantero pero no por ello al gol. Todo lo contrario. Sin una referencia fija en el área se promueve la movilidad entre las distintas posiciones de ataque. Se juega a la contra, en velocidad con los extremos, en juego directo, pero también en posesión de la pelota, en el juego en corto, el pase filtrado y el disparo desde la frontal. Y todo ello gracias a la figura del segundo delantero y lo que genera a su alrededor.



Publicidad

Amazon – PlayStation Network PSN CARD – 10 Euros



La 4-3-3 (5) está formada en defensa con las posiciones LI-DFC-DFC-LD, en el centro del campo por pivote defensivo (MCD) escoltado a sus lados por los MC-MC. En las bandas dos extremos (EI-ED) y en ataque un segundo delantero (SD).

A la hora de atacar, la 4-3-3 (5) nos ofrece numerosas variables de juego, tanto por dentro como por fuera. El juego arranca desde el interior, desde los MC-MC, y se descarga en primera fase hacia las bandas, hacia los LD-LI, que acompañan la jugada. Un paso por delante los ED-EI. Los extremos abandonan la banda. Su movimiento es de dentro hacia afuera. Buscan los espacios que libera y genera el SD. Es interesante si los extremos pueden jugar a pierna cambiada o son jugadores que manejen ambas piernas para buscar el disparo con su pierna buena.

El SD abandona las zonas del ‘9’. Lo deben ocupar los extremos. Carrera en diagonal y disparo. Con huecos y espacio, se busca la verticalidad. Sin espacios o sin capacidad de sorpresa y contragolpe, entra en acción el Plan B, la pausa y la posesión. La 4-3-3 (5) lo permite. A los MC-MC se une el SD. No sólo ayuda en la generación de la jugada, sino en el remate. No sólo colabora en los primeros momentos en los que se crea la jugada sino que debe buscar el área, ya sea en jugada individual, combinación con los ED-EI, o incluso en un posible centro desde los laterales, un recurso poco frecuente.

Los MC-MC deben ser jugadores capacitados tanto para atacar como para defender. Hablamos de una formación que admite tanto el juego directo como la posesión. Hablamos de jugadores de corte ‘box to box’.

Sin lugar a dudas la posición clave y destacada en la 4-3-3 (5) es el segundo delantero, la posición que marca la diferencia en esta formación respecto a las demás.

Si bien es cierto que los extremos empujan hacia la verticalidad en el juego, en la 4-3-3 (5) gana presencia la posesión gracias al SD. El segundo delantero es un jugador que se involucra en la creación de jugada en el último tercio del campo, en la zona de la frontal. Un jugador para buscar el último pase a los extremos en posiciones de remate.

El segundo delantero es un jugador capacitado tanto para tener el balón y gestionar la salida de la jugada como para acabarla en posiciones de remate. Jugador con capacidad tanto en el pase como en la distribución. Un jugador con atributos a medio camino entre el mediapunta y el delantero. Hay quien lo considera un mediapunta avanzado, otros un delantero retrasado.

En la figura del segundo delantero no importa la Velocidad, aunque la Aceleración puede facilitar la ejecución de las acciones. Posicionamiento para encontrar huecos y Tiro Lejano para disparar desde fuera del área ayudan; Agilidad, Control y Regate para poder emprender jugadas en individual; y Pase Corto y Visión para ejecutar ese último pase en la entrada de los extremos al área son atributos que te pueden ayudar.

Instrucciones de Jugador, tipos de jugador y Táctica Personalizada

Hablamos de un 4-3-3 (5) en el que el juego está orientado a gestionar tanto situaciones de verticalidad a través de los extremos, y sus carreras hacia los espacios que genera el segundo delantero, como a la gestión de jugada en posesión a través del triángulo en salida de balón que forman el MCD, los MC-MC y el SD en tres cuartos del campo.

  • DFC-DFC.

instrucciones básicas.

  • LD-LI.

En nuestro caso hacemos una apuesta ofensiva. Queremos que nuestros laterales sean los que ocupen la banda en ataque, aún a riesgo de sufrir contras. Por ello Ataque equilibrado y Avance. Queremos que se unan paso a paso a la faceta ofensiva.

  • MCD

Un MCD volcado totalmente en tareas defensivas. Quedarse atrás al atacar, Marcaje del centro, Defensa equilibrada e Intercepciones normales.

  • MC-MC

Hablamos de jugadores de recorrido que nos deben ayudar tanto en ataque como en defensa. Ataque equilibrado, Esperar el rechace y Conservar la posición porque buscamos su presencia en una parcela concreta del campo. En defensa Intercepciones Normales y Marcaje de las bandas.

  • ED-EI.

Dos piezas claves, dado que sin DC serán ellos los que lleven el peso goleador en buenas facetas del juego. Por eso Apoyo defensivo básico e Intercepciones normales en efensa. En ataque Remate y rechace, Tirar diagonales y Desmarcarse. Queremos que busquen el área.

  • SD.

Será una pieza móvil en ataque tanto en la creación del juego como en el gol. Por ello Apoyo defensivo básico e Intercepciones normales en defensa. Falso 9 y Vía de ataque equilibrada para favorecer su movilidad.

Dadoque es un estilo que nos permite la gestión del ataque tanto con balón como sin él, a la contra como en posesión, el punto de partida será un Estilo Ofensivo Equilibrado para tener más posibilidades.

Para crear más espacios, de inicio la Anchura 7 u 8 de 10. Aunque queremos que nuestros extremos corran hacia el área, hacerlo desde posiciones más cercanas al área facilita los espacios. En Jugadores en el Área 6 de 10 para tener más jugadores dentro del área buscando el remate.

Como punto de partida en defensa vamos a apostar por un Estilo Defensivo Equilibrado tratando de mantener el bloque en el centro del campo. La anchura del equipo no será excesiva –Anchura 5 de 10– y la altura del equipo en el campo trataremos de mantenerla en el centro del campo –Profundidad 5 o 6 de 10-.