Táctica 4-1-4-1

Táctica 4-1-4-1

Sólida en defensa -se defiende con 10 jugadores- y en ataque toque tranquilo, avance paso a paso, con protagonismo de los centrocampistas y dominio de balón. Son algunos de los aspectos de la Táctica 4-1-4-1, una formación que puede resultar muy polifacética.

De los equipos que recurren a ella para resolver sus crisis en defensa, a los que la convierten en ejemplo ofensivo. Del Real Madrid de Mourinho en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona de Guardiola, cerrando espacios gracias a la proximidad de las líneas, a la Alemania de Joaquim Löw o la España de Luis Aragonés, dos equipos de mucho dominio de balón y mucho juego de toque defendiendo desde la posesión.



Posiciones 4-1-4-1

 

La Táctica 4-1-4-1 parte de una defensa básica de cuatro -LD-DFC-DFC-LI- con un MCD un paso por delante. Comodín para las ayudas en defensa y ‘escoba’ en las recuperaciones en faceta ofensiva, es un recurso más en el ataque, el toque y la distribución. Por delante una línea de cuatro. En el centro de la medular los MC-MC y a sus costados los MD-MI. En el vértice del ataque, el DC.




4-1-4-1 Ataque

Admite muchos registros, pero desde El Rincón de Chava entendemos la 4-1-4-1 desde la posesión y el toque en faceta ofensiva, siempre con la verticalidad –imagen 1– de los MD-MI como una alternativa. Generación de juego por dentro y ruptura por fuera. En esta amplitud de juego puedes añadir dos piezas más, los laterales. Sería el recurso –imagen 2– utilizado siempre que nuestros MD-MI jueguen en corto y por dentro. En este caso serían los laterales los responsables de romper desde la línea de banda.

No obstante el verderadero recurso y valor de la táctica 4-1-4-1 se encuentra en la doble pareja de centrocampistas, en los MC-MC. Esta formación adquiere fuerza cuando conseguimos hacer entrar en acción a nuestros creadores de juego junto a los MD-MI, formando una línea de cuatro jugadores –imagen 3creando un espacio en la frontal del área donde desarrollaremos el juego de toque. Pase, desmarque y prolongación.




4-1-4-1 MC-MC

Con la Táctica 4-1-4-1 apostamos por el toque y la posesión y lo hacemos desde la doble pareja de centrocampistas (MC-MC) que forman el centro del campo. Una doble pareja en la que redise el éxito o fracaso del entramado.

Dado que hablamos de una formación ideal para tocar el balón, la primer opción es apostar por un centro del campo técnico, dos MC-MC cuyos mejores virtudes se encuentren en el manejo del balón y el pase. Jugadores con altos ‘stats’ en Pase Corto y Pase Largo, Visión, Agilidad, Control de Balón, Equilibrio o Regate. Jugadores de control, conducción y pase al desmarque para dominar el juego de posesión.

La segunda opción es apostar por un centro del campo más dinámico y físico. Hablamos de formarlo con dos MC-MC ‘box to box’. Jugadores de ritmos altos para imponerse al rival por intensidad y despliegue. Hay menos pase pero más ruptura de líneas por fuerza y físico. Resistencia, Reacción, Salto, Fuerza y Agresividad toman protagonismo.

Una tercera opción sería un centro del campo más creativo rehubicando dos MCO-MCO en posiciones de MC. Jugadores de escasa capacidad defensiva -nos obliga a tener un MCD muy defensivo- pero con mayores virtudes en el regate, la conducción de balón y el pase. Más creatividad y más debilidad.

Faceta goleadora MC-MC en 4-1-4-1

En cualquiera de las opciones escogidas, desde El Rincón de Chava ponemos en valor la capacidad de disparo lejano que nos ofrece esta formación. Ya sea desde las posiciones de MD-MI si juegan por dentro, pero en especial de manos de los centrocampistas MC-MC, los tiros lejanos son una opción y una oportunidad que nos ofrece esta formación. Los MC-MC tienen una importante faceta goleadora en cualquiera de los casos,tanto con disparos exteriores como llegando desde segunda línea, aprovechando los espacios que genera el DC.




4-1-4-1 MCD

Al ser la 4-1-4-1 una formación ordenada y equilibrada sobre dos lineas de cuatro entre las que se sitúa el MCD, no requerimos de un ‘5’ predominantemente físico, como en otras formaciones más abiertas o vulnerables en su centro del campo.

Buscamos un MCD equilibrado, capaz tanto de ayudar en defensa como en ataque, de apoyar a los DFC-DFC como a los MC-MC. En plano ofensivo capaz de ser iniciador de jugada. Inclusive es una formación que te permite colocar directamente un MC en posiciones de MCD. Pierdes colocación y defensa, pero ganas control, posesión y salida de balón.

4-1-4-1 Defensa

La altura de la defensa

Ya hemos comentado que la Táctica 4-1-4-1 no sólo es empleada como formación para la posesión, sino como formación compacta para defender con solidez. Y ello es gracias a la facilidad por reducir distancias entre líneas y subiendo la presión. Con dos líneas de cuatro muy definidas y un MCD haciendo de ‘escoba’ entre ambas, la eliminación de espacios al rival es un arma a la que sacar partido en defensa. Puedes optar por bajar la Profundidad de tu equipo –imagen 3– y parapetarte en tu área. Reduces los huecos, pero a cambio de entregar el centro del campo a tu rival. Puedes optar por un equipo muy profundo, subiendo líneas –imagen 2– para que tu equipo sea especialmente agresivo desde el propio campo rival, ejerciendo presión tras pérdida. Opción si tus MC-MC destacan por su capacidad física.

Desde El Rincón de Chava recomendamos una opción intermedia. Igual que es un arma del 4-1-4-1 en ataque la línea de cuatro centrocampistas, también en defensa. Coloca a tu equipo –imagen 1– en una defensa que se sitúe en el centro del campo.




Instrucciones de Jugador, tipos de jugador y Táctica Personalizada para juego directo

Estilo de juego está pensado para buscar la posesión, toque y apoyos en corto, con cambios de juego de banda a banda, poca verticalidad y líneas siempre juntas.

  • DFC-DFC

Instrucciones básicas.

  • LTD-LTI

Queremos una formación siempre equilibrada. Sus aportaciones en ataque como complementos y actores secundarios supeditados a los MD-MI. Por ello Ataque Equilibrado, Avance para que se sitúen por fuera e Intercepciones Normales.

  • MCD

Por defecto seleccionamos Defensa Equilibrada, Quedarse atrás al atacar, Intercepciones Normales y Marcaje del Centro.

  • MD-MI

Como priorizamos el equilibrio, en defensa Bajar a defender e Intercepciones normales. En ataque priorizamos el toque. Por ello Quedarse en la banda y Jugar en corto, lo que facilitará la posesión y el avance paso a paso. Esperar el rechace. Si necesitas profundidad, Desmarcarse.

  • MC – MC

Llevan el peso del juego. En defensa Marcaje del centro e Intercepciones normales. En ataque optaremos por Ataque equilibrado, Conservar la posición y Remate y rechace. Podemos optar porque uno de ellos tenga Adelantarse y Libertad de Movimientos para lograr mayor movilidad y profudnidad.

  • DC

Vía de ataque equilibrada y Desmarcarse, lo que nos abre el abanico de ese último pase directo y al espacio. Otra opción más conservadora sería Ataque Mixto y Quedarse en el centro para que siempre sea la referencia en la parcela central

Estilo Ofensivo

El punto de partida será un Estilo Ofensivo Posesión para sacar el balón jugado desde atrás y hacia adelante.

Aunque juguemos al toque, necesitamos espacios. Por ello ensanchamos el equipo –Anchura 7 u 8 de 10– y bajamos el número de efectivos en el área –Jugadores en el área 2 o 3 de 10– dado que únicamente jugamos con un DC.

Estilo Defensivo

De inicio vamos a apostar un estilo defensivo Equilibrado buscando que sea el bloque el que marque presencia en el centro del campo. La anchura del equipo en defensa ya nos la proporciona los laterales y los MD-MI, por lo que mantendremos niveles equilibrados –Anchura 5 o 6 de 10- y optaremos por un equipo situado en el centro del campo –Profundidad 6 de 10–.