Cesc Fabregas, el ocaso de un creador, la sombra de un delantero

diciembre 8, 2013 0 Por elrincondechava

CescDefinirle en estos momentos sería complicado. ¿Delantero o mediocentro? Cesc Fabregas vive en el limbo, una fina frontera que marca su pasado como centrocampista y su presente como falso delantero, todo ello ante un futuro siempre delicado por culpa de quienes le han llevado a una indefinición en ocasiones perjudicial. ¿Qué es ahora Cesc?

Fue objeto de deseo de media Europa hace no muchos años, cuando por sus botas pasaba la creación del Ársenal, entonces con Gilberto Silva, Edu, Diaby o Song como sus acompañantes en una medular donde Wenger le ofreció todos los galones y la responsabilidad por mover el juego del equipo. Su visión, su habilidad en el pase y su capacidad de llegada y gol le colocaron como uno de los ‘cerebros’ más cotizados del fútbol Europeo. El Real Madrid, huérfano ya de Zidane y con Guti, genio en el último pase y diablo en lo físico y ki defensivo, como su único jugador capaz de generar juego, llamó a sus puertas en diversas ocasiones para darle los galones en la zona de creación. Siempre rechazó la propuesta. Esperaba la llamada del Barsa y por fín le llegó.

Cesc Real MAdridSi Florentino fichó a Zidane con una servilleta, Guardiola repitió la estrategia con Cesc. Se dijo que en ella le mostró el dibujo del Barcelona con él como titular. Sin embargo no fue lo esperado. Con Busquets, Xavi Hernández e Iniesta en el centro del campo -Mascherano acabaría reconvertido a central- el peso de Cesc Fabregas, al que muchos aguardaban como el heredero de Xavi, se diluyó en la creación para empezar a desempeñar funciones de falso ‘9’. Una circunstancia que se repitió en la Selección, donde Del Bosque rechazó la figura del delantero puro para repetir la fórmula con el de Arenys de Mar.

Poco a poco Fábregas ha ido alejándose en las últimas temporadas de la zona de creación para acercarse a la finalización. Y todo ello en su detrimento. Su eclosión como futbolista de primer nivel fue como centrocampista creador, nunca como un jugador con instinto de finalización. Finaliza, sí, pero nunca mejor que un ‘killer’ que siempre haya vivido pendiente de sus goles. Y precisamente aquí su talón de aquiles. Ahora vive en el alambre, pendiente de que un entrenador apueste por un delantero de verdad y no encuentre acomodo para un futbolista que va perdiendo la esencia de iniciador de juego que tuviera en los gunners. Y es que el que fuera capitán del equipo londinense deslumbró por su creatividad, visión, pase, dominio de los espacios e incluso la recuperación. Sus números como centrocampista iban desde los 13 goles y 23 asistencias de la 2007-2008 a los 19 y las 17 de la 2009-2010. Bien haría el Barcelona en recuperarle para aquella parcela donde se gesta el juego.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Jr1JALrpxBg&w=640&h=360]