Táctica 4-3-3 (2)

Táctica 4-3-3 (2)

Dentro de todo el elenco de variantes que ofrece Fifa en el abanico de tácticas bajo el 4-3-3, tenemos la que es sin duda la más clásica de todas, la 4-3-3 (2), la formación que sobre el césped se estructura con un pivote defensivo (MCD) y dos volantes interiores (MC-MC) a sus costados. De todas las variantes, la más equilibrada de todas.


Amazon – Rellena tu monedero – TARJETA PSN CARD 100€ | Código de descarga PSN – Cuenta española – 100 EUR Edition |


Se trata de una formación que forma en defensa con cuatro jugadores (LI-DCF-DFC-LD) y un centro con un pivote defensivo (MCD) y dos centrocampistas (MC-MC). En ataque los extremos (ED-EI) y el delantero centro (DC).

La figura del MCD es el aspecto diferenciador de la 4-3-3 (2) respecto al resto de variantes. Un jugador desde el que mantener el equilibrio del equipo. La 4-3-3, en sus diversas opciones, es una formación que corre el riesgo de descomponerse, de partirse. La 4-3-3 (2) mejora ese aspecto gracias a la presencia de un pivote defensivo junto a dos jugadores más ofensivos (MC-MC).

La 4-3-3 (2), como el resto de variantes dentro de la 4-3-3, es una formación que por su naturaleza -se juega con dos extremos con mucha profundidad de campo- desarrolla un juego ofensivo basado en la verticalidad. El objetivo es sacar partido a los extremos como vía principal en faceta ofensiva.

Dos extremos cuya movilidad podemos aprovechar para plantear diversas formas de ataque. La vía principal –imagen 2– es la banda, su espacio natural. Balones al espacio que les permitan correr e iniciar una jugada a la que se pueden incorporar los MC desde segunda línea, mientras el MCD conserva la posición.

Las otras dos opciones parten de las diagonales de los extremos. Abandonan la banda hacia el interior. Sus espacios los pueden ocupar los laterales (LD-LI) o los interiores (MC-MC) volcando su presencia hacia los costados. Dos opciones secundarias que no recomendamos.

4-3-3 MVI - MVD Pases Disparos

El juego ofensivo parte de los extremos, es la salida natural de jugada, pero sin olvidar a los centrocampistas (MC-MC), dos piezas claves a la hora de desarrollar la jugada de dentro a afuera. Dos jugadores que desarrollarán su labor ofensiva -imagen 1- en un triángulo imaginario que se focaliza hacia la frontal del área, donde los interiores tienen la capacidad para llegar desde segunda línea, disparando a puerta –imagen 2– o distribuyendo el pase a posiciones de delantero y extremos –imagen 3-.

 

4-3-3 Movimientos Extremos

Los extremos pueden desarrollar su juego pegados a la cal, el diagonal al área o con una libertad de movimientos que les permitan ambas cosas. En esta decisión tiene mucho que ver las virtudes del delantero centro. Si juegas con un ‘9’ estático y rematador, la opción básica será que los extremos se peguen a banda y surtan de balones -imagen 1- al delantero centro. Si tu delantero centro tiene condiciones para desenvolverse como ‘falso 9’ -imagen 2- entonces puedes aprovechar su movilidad para generar espacios -imagen 3- que aprovechen los extremos.

4-3-3 Opciones Defensivas

La 4-3-3 (2), como la 4-3-3 (1) desarrolla su faceta defensiva a partir del trivote en el centro del campo. Con la 4-3-3 (2) puedes elegir una presión alta –imagen 1– en la que el trivote se sume al tridente ofensivo, buscando ahogar al rival de mediocampo hacia adelante, o una presión en campo propio –imagen 2– en la que liberarás a los tres atacantes de labores defensivas y en la que esperarás al rival en tu centro del campo. Los MC deberán ser los responsables de volcarse hacia las bandas para impedir un 2vs1 contra los laterales.

A la hora de ocupar las posiciones de MC en el centro del campo una de las opciones es usar dos mediocentros ofensivos (MCO-MCO).

Se trata de una apuesta ofensiva que puede generar problemas en defensa. Los MC-MC no sólo se encargan de construir, sino que son los encargados de dar la cobertura y apoyo a las bandas para no sufrir situaciones de 2vs1 en los laterales. Apostar en estas posiciones por situar dos jugadores tan creativos -Pase Corto, Pase Largo, Regate, Control, Visión- es una opción que únicamente recomendamos si quieres un juego de mucha posesión, de mucho pase al hueco desde la medular y con jugadores de alta capacidad para saltar líneas con el regate.

Instrucciones de Jugador, tipos de jugador y Táctica Personalizada

La 4-3-3 es una formación pensada para jugar en verticalidad, con poca pausa y mucha presencia de los extremos en cada una de las jugadas. Los MC-MC se unirán a la construcción de la jugada.

  • DFC-DFC

Instrucciones básicas

  • Dos laterales

Al tratarse de una formación con extremos, su presencia en ataque se reduce de inicio. Aún así, es un recurso. Porque ello Ataque Equilibrado y Avance. Se unirán en la jugada al centro del campo

  • MCD

Sus instrucciones de juego básicas serán Defensa Equilibrada, Quedarse atrás al atacar, Intercepciones Normales y Marcaje del centro.

  • MC-MC

El doble MC-MC que flanquea al MCD tiene, por igual, la obligación de construir y destruir. Como punto de partida apostamos por Ataque Equilibrado, Esperar Rechace, Intercepciones Normales, Conservar la posición y Marcaje de las bandas.

  • ED-EI

En esta táctica usaremos a los extremos como atacantes puros. Por ello Apoyo defensivo básico, Quedarse en banda, Desmarcarse y Remate y rechace.

  • DC

Queremos un ‘9’ de área. Por ello Quedarse en el centro y Ataque Mixto.

Como punto de partida de esta 4-3-3 apostaremos por un estilo ofensivo equilibrado. Lo hacemos así para aprovechar tanto a los extremos como a los MC.

Queremos una formación amplia para aprovechar a los extremos y abrir espacios desde la banda –Anchura 9 de 10– y Jugadores en el área 3 de 10– dado que únicamente contamos con un DC.

De inicio vamos a apostar un estilo defensivo Equilibrado buscando situarnos en el centro del campo. Para que funcione mejor Profundidad 6 de 10 y dado que no tenemos MD-MI y los extremos pueden quedarse arriba enganchados, Anchura 7 de 10 para facilitar las ayudas y coberturas de banda de los MC.